España es el país de Europa que más plaguicidas tóxicos usa

España es ya el país de Europa donde más toneladas de agroquímicos adversos para la salud y el medio ambiente se comercializan; de hecho la industria facturó en 2016 unos 1.100 millones de euros. Es más, es el país europeo que más fitosanitarios usa en agricultura: 77.216 toneladas en 2015 (último dato disponible). Más que Francia (67.000), Italia (63.000) y Alemania (48.000). Hablamos de sustancias químicas tóxicas que se usan para matar insectos y malas hierbas antes y después de la siembra, durante la maduración de los frutos y para mantener los productos ya recolectados. Y aunque las autoridades mienten diciendo que son casi inocuos muchos de los cerca de 900.000 agricultores que hay en nuestro país sufren ya las reacciones adversas que provocan en ellos mismos. Y eso que en el Real Decreto 1311 de 2012 que regula su utilización se pedía fomentar “planteamientos o técnicas alternativos con objeto de reducir la dependencia del uso de productos fitosanitarios”. Sin el más mínimo atisbo de éxito porque en España hay en el mercado 2.200 productos autorizados siendo el glifosato el más usado y uno de los más tóxicos a pesar de que en 2015 la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC) lo calificó como “posiblemente cancerígeno para las personas”.

Y lo vergonzoso es que hay un plaguicida realmente inocuo para las plantas, animales y seres humanos del que ya hablamos en el nº 199 y encima es español: el BC-UTAL.