Esperar menos de 6 meses o más de 5 años entre embarazos entraña complicaciones

 

Los médicos de la Organización Pan-Americana de Salud han constatado que esperar entre un parto y un nuevo embarazo menos de seis meses y más de 59 (casi 5 años) incrementa el riesgo de complicaciones durante el periodo de gestación. Los autores del estudio -publicado en The British Medical Journal- aclaran que estos datos se han obtenido de países en vías de desarrollo y que es probable que no puedan extrapolarse a otras naciones desarrolladas.
Los investigadores se centraron en una población de 400.000 mujeres de Iberoamérica, concluyendo que las madres con los intervalos entre embarazos más reducidos presentaban hasta 2,5 veces más riesgo de fallecer durante el embarazo y corrían un 70% más riesgo de sufrir rupturas de membranas y hemorragias que la media.
Las razones parecen aún poco claras. Por un lado, suponen que un periodo demasiado corto de recuperación tras un parto no permite a la mujer prepararse bien del todo de cara a un segundo. Por el contrario, esperar casi cinco años entre hijo e hijo aumentaría el peligro de que las madres desarrollaran síntomas relativos a la preclampsia y la eclampsia.