¿Está la causa del autismo en una flora intestinal alterada?

Un equipo de investigadores del Instituto Biodesign de la Universidad de Arizona (EEUU) acaba de publicar en PLoS One, tras analizar genéticamente las heces de 20 niños sanos y 20 autistas de entre 3 y 16 años, un estudio según el cual éstos últimos poseen menos bacterias de los tipos Prevotella, Coprococcus y Veillonellaceae -que se encargan tanto de degradar los carbohidratos como de la fermentación y juegan un papel fundamental para que los demás microorganismos del intestino funcionen de forma normal y saludable- haciéndoles más vulnerables a bacterias patógenas que afectan a la función cerebral; como las Gram-negativas que pueden provocar inflamación del cerebro y dar lugar a una acumulación de altos niveles de mercurio. Ello explicaría por qué los autistas mejoran tanto cuando se equilibra su flora intestinal.
Hasta aquí la noticia, nada sorprendente para nosotros: lea en nuestra web –www.dsalud.com– los artículos que con los títulos Enorme importancia de la nutrición en el tratamiento del autismo y ¿Es la mala salud intestinal la causa del autismo y otras patologías neurológicas? publicamos en los números 111 y 145 respectivamente.