Estados Unidos modifica la tradicional pirámide alimenticia

 

El Gobierno norteamericano ha modificado la tradicional pirámide alimenticia propuesta en 1992 creando una nueva que tiene en cuenta los estilos de vida y permite personalizarla en función de las necesidades –se solicita entrando en www.mypyramid.gov– aunque lo más importante es que por primera vez se habla de la importancia de hacer ejercicio: 30 minutos diarios que deben ser 60 minutos en el caso de los niños y los adolescentes así como entre quienes quieren adelgazar o controlar bien su peso. También se sugiere limitar la ingesta de sodio (sal) y azúcar.
La antigua pirámide sugería las porciones que una persona debe consumir de los distintos grupos de alimentos dividiéndolos en bandas horizontales. En ella las grasas y los dulces estaban en la parte superior y se recomendaba un consumo mínimo; después aparecían la carne y los lácteos -sugiriéndose tomar entre 2 y 3 raciones diarias-, luego las verduras y frutas -recomendando entre cinco y nueve raciones- y, por último, las legumbres y cereales –incluido el pan, el arroz y las pastas- con entre 6 a 11 raciones.
Bueno, pues ahora lo que se propone es tomar una mayor variedad de alimentos y calcular las calorías ingeridas. Y los grupos alimenticios se representan en grupos identificados por seis colores verticales: naranja para los granos, verde para las hortalizas, rojo para las frutas, amarillo para los aceites, azul para los productos lácteos y púrpura para la carne y las legumbres. Reflejando con bandas más anchas los granos, hortalizas, productos lácteos y frutas para indicar que deben ser los más consumidos. Y en lugar de porciones se habla de tazas u onzas.
Obviamente esta nueva pirámide va a ser tan útil como la anterior… y es evidente que nadie la tenía en cuenta. Y, desde luego, que para controlar el peso los expertos sigan recomendando contar calorías demuestra que de Nutrición siguen sin saber nada.