Estados Unidos vuelve a rechazar los implantes de silicona

 

Tres meses después de que la comisión asesora aprobara la propuesta de legalización de las prótesis de silicona la FDA estadounidense decidió no seguir las recomendaciones y cerrar las puertas a ese tipo de implantes. La razón alegada es que faltan datos concluyentes sobre la falta de posibles efectos secundarios.
Estados Unidos prohibió el uso generalizado de estas prótesis en 1992 ante los efectos que podría ocasionar su ruptura restringiendo su uso a personas con cáncer participantes en algún ensayo clínico.
La FDA exige a los fabricantes para cambiar de opinión que aporten información sobre los efectos a largo plazo del goteo de silicona en el área del pecho y fuera de ésta, la determinación de la frecuencia con la que se rompen los implantes así como por qué y cuándo ocurre, las posibles consecuencias sobre la salud y un análisis de las prótesis extraídas para conocer las causas de su deterioro.
Lo curioso de esta decisión es que a día de hoy apenas hay datos que hagan sospechar que la silicona pueda causar dolencias de importancia.