Exigen al Gobierno que deje de sufragar “fármacos que no aportan nada"

 

“Es paradójico y decepcionante que se recorten o congelen los salarios de los empleados del sistema público de salud con la excusa de reducir la factura farmacéutica mientras las agencias de medicamentos que regulan el mercado logran colocar fármacos que no aportan nada y cuyos precios son superiores a los disponibles", se atrevió a denunciar públicamente poco antes del verano el Dr. Juan de Dios González Caballero, presidente de laSociedad Murciana de Medicina de Familia y Comunitaria (Smumfyc), entidad que agrupa a 615 médicos."Se trata de medicamentos sin valor añadido que sólo sirven para agigantar la factura farmacéutica”, añadiría por su parte el doctor Juan Francisco Menárguez Puche, miembro del colectivo-por lo que esta institución científica solicita al Gobierno estatal que establezca criterios de subvención claros basados en la relevancia, efectividad, seguridad, eficiencia y coste real de investigación y producción”. Añadiendo rotundo: "Un nuevo principio activo con nula o escasa aportación terapéutica no debería ser nunca financiado". Según este médico el Comité de Evaluación de Nuevos Medicamentos (CENM) analizó durante el periodo 2000-2011 ciento cuarenta y cuatro medicamentos constando que el 78% no suponían avance terapéutico alguno y del resto no había información suficiente para pronunciarse. Motivo por el que exigen "una revisión de la financiación pública de los medicamentos a fin de priorizar los criterios científicos” y que los precios de referencia de los fármacos se pacten con la industria “según el valor terapéutico añadido que aporten al paciente".
Es más, animan al Gobierno a promover la investigación clínica sobre la efectividad de intervenciones terapéuticas no farmacológicas para tratar las enfermedades crónicas y agudas y que se promueva un uso más racional de los medicamentos.
Evidentemente los médicos murcianos parecen estar años-luz por delante -en información, formación y ética- que sus colegas del resto de España: bueno es saberlo.