Exigen la retirada del Wi-Fi de las escuelas este mismo curso

Como nuestros lectores habituales recordarán hace unos meses dimos a conocer que varios cientos de colectivos sociales firmaron un manifiesto en el que se exigía a los gobiernos central, autonómicos y locales, a los diputados y senadores, y a la clase política en general “medidas urgentes y concretas para proteger la salud de los ciudadanos ante la brutal contaminación electromagnética que sufre ya nuestra sociedad” así como “la aplicación del Principio de Precaución y el inmediato establecimiento como límites máximos legales de 100 nT (nanoteslas) para las emisiones de baja frecuencia y de 100 μW/m2 (microvatios por centímetro cuadrado) para las de alta frecuencia”.
Pues bien, la mayoría de esas organizaciones acaba ya de firmar otro documento exigiendo que la tecnología Wi-Fi se retire de las escuelas ya, sin esperar más, durante el curso 2011-2012 dado que existen otras tecnologías de acceso a internet seguras para la salud. Argumentando para su exigencia que la propia Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC –entidad dependiente de la Organización Mundial de la Salud (OMS)- clasificó el pasado 31 de mayo las radiaciones electromagnéticas de radiofrecuenciacomo “posible cancerígeno en humanos”. Es decir, las que emiten el Wi-Fi, el Wimax, el Bluetooth, los teléfonos móviles, los teléfonos inalámbricos de base fija (DECT), las antenas de telefonía o los radares, entre otros dispositivos. Asimismo recuerdan que la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa aprobó ese mismo mes una Resolución en la que se insta a los gobiernos europeos a “adoptar de inmediato las medidas necesarias y oportunas para reducir la exposición de los ciudadanos a todo tipo de radiaciones electromagnéticas” incidiendo en la necesidad de “proteger especialmente a los niños”.
Algo que ha confirmado la Agencia Europea de Medio Ambiente (EEA) asegurando que“las radiaciones de microondas pueden provocar enfermedades tales como leucemia infantil, tumores cerebrales, cáncer de mama, alteraciones en el sistema nervioso, cambios en las funciones cerebrales y daños en el sistema inmunitario”.
Las organizaciones firmantes recuerdan que “cientos de científicos de universidades de todo el mundo entre los que se encuentran el Dr. Robert O. Becker -nominado dos veces para el Premio Nobel-, el profesor Dennis Henshaw -profesor de efectos de la radiación en humanos en la Universidad de Bristol-, el Dr. Olle Johansson -del Departamento de Neurociencias del Instituto Karolinska de Estocolmo-, la Dra. Magda Havas -del Departamento de Estudios Ambientales de la Universidad de Trent (Canadá)- y Ian Gibson –exDecano de la Facultad de Ciencias Biológicas de la Universidad de East Anglia- confirman que los efectos del WiFi pueden dar lugar a dificultades de atención, hiperactividad, problemas de aprendizaje, ansiedad, depresión, leucemia o tumores cerebrales, entre otros efectos.” Añadiendo el comunicado que como resultado de estos estudios científicos independientes el WiFi está siendo ya retirado de escuelas, hospitales, bibliotecas y otras instituciones públicas en países como Inglaterra, Francia, Alemania, Canadá, Austria o Suiza.
Laspersonas que necesiten más información sobre las motivaciones de este manifiesto, situación legal y estudios científicos que lo avalan pueden consultar el apartado Radiaciones Electromagnéticas de nuestra web –www.dsalud.com– así como entrar en www.escuelasinwifi.org