Exigen que se retiren los nitritos y nitratos de los alimentos

La conocida organización no gubernamental ONG Foodwatch y la Liga contra el Cáncer han presentado al Ministro de Salud de Francia Agnès Buzyn una solicitud firmada por casi 180.000 ciudadanos en la que se pide la prohibición de los aditivos nitrito de potasio (E249), nitrito de sodio (E250), nitrato sódico (E251) y nitrato potásico (E252) que se emplean para conservar carne curada, salchichas ahumadas, tocino, jamón, carne enlatada, embutidos, algunos quesos, fuagrás, arenques en conserva, leche y algunos derivados lácteos alegando que son responsables de unos 4.000 casos de cáncer al año en su país. Y es que según afirman están presentes en más de 12.000 productos vendidos en Francia.

Para el presidente de la Liga contra el Cáncer Axel Kahn la  gran cantidad de datos que han acumulado han convertido la sospecha de que los nitritos y nitratos son cancerígenos en una certeza por lo que es hora de actuar.

Hasta aquí la noticia. Por nuestra parte sugerimos al lector que lea en nuestra web –www.dsalud.com– el reportaje que con el título ¿Son realmente cancerígenas las carnes rojas y procesadas? publicamos en el nº 188 en el que entre otras muchas cosas explicamos que si bien cuando los nitritos y nitratos se unen a las aminas de la carne dan lugar a nitrosaminas cancerígenas suele agregarse simultáneamente por ello vitaminas C o E a fin de impedirlo y que además eso solo acaece cuando la carne se cuece, asa o fríe a altas temperaturas y no a fuego lento. Por tanto, la adicción de nitritos a los encurtidos y embutidos no da lugar a la formación de nitrosaminas; el problema aparece cuando la carne procesada -especialmente las salchichas y los chorizos- se fríe o asa; eso sí es peligroso.

En cuanto a los nitratos están presentes de forma natural en muchos alimentos, especialmente en las partes verdes de verduras y hortalizas así como en el agua. Y solo son tóxicos si se convierten en nitritos lo que puede acaecer por reducción bacteriana durante el procesado y almacenamiento de los alimentos pero también al entrar en el organismo y metabolizarse en el tracto gastrointestinal. Es más, los nitratos se acumulan en las partes verdes de los vegetales y cuando éstos se cuecen a altas temperaturas pueden convertirse en nitritos al igual que en el caso de la carne; por eso se recomienda por ejemplo no recalentar las espinacas, muy ricas en nitratos. Y por eso los veganos y vegetarianos proponen ingerir las verduras crudas o cocinadas de forma muy lenta y a baja temperatura.