Explican cuáles son las frutas y verduras con más posibilidades de contener tóxicos

 

Las frutas y verduras son fundamentales en la nutrición porque son los alimentos con la mayor cantidad de nutrientes. Aportan una gran variedad y cantidad de vitaminas, minerales y oligoelementos, hidratan, desintoxican, alcalinizan, son diuréticas y ayudan al buen funcionamiento del aparato digestivo, especialmente al aportar fibras vegetales solubles. Sin embargo el uso y abuso de pesticidas y abonos químicos las están contaminando de tal manera que consumirlas empieza a dar problemas de salud salvo que sean de cultivo ecológico y no transgénicas.De hecho facilitan el desarrollo de numerosas enfermedades.
Y que el problema es ya grave lo indica que en Estados Unidos la FDA y el Departamento de Agricultura decidieron recientemente determinar su nivel de contaminación. Es decir, valorarlas en relación con la susceptibilidad de cada fruta y verdura de contener esos tóxicos. Llegando a la conclusión de que ello depende en buena medida de la piel y de ahí que acordaran dividirlas básicamente en dos grupos: las de piel suave y fina y las de piel gruesa. La tesis es que las primeras son más permeables y tienen una susceptibilidad mayor de contener tóxicos por lo que las de piel gruesa son en principio más seguras.
Pues bien, según esos dos organismos las frutas y verduras que con más facilidad pueden almacenar tóxicos son el apio, la fresa, la manzana, el melocotón, la cereza, la patata, el pimiento, la nectarina, el arándano, la espinaca, la lechuga y la uva. Y las que menos posibilidades tienen de contener tóxicos la cebolla, el aguacate, el maíz, la piña, el mango, el guisante, el espárrago, el kiwi, el repollo, la berenjena, el melón, la sandía, el pomelo y la batata.