Fabrican una microcámara de posibilidades inimaginables

Un equipo de ingenieros  de la Universidad de Stuttgart (Alemania) ha fabricado una microcámara de tres lentes que han encajado en una fibra óptica de la anchura de un par de pelos. ¡Usando una simple impresora 3D que, como se sabe, permite crear objetos tridimensionales usando capa a capa materiales como el plástico, el metal o la cerámica. La lente tiene apenas 100 micrómetros de anchura -120 micrómetros con el revestimiento- y puede enfocar y hacer imágenes a solo 3 milímetros de distancia para luego transmitirlas a 1,7 metros. Sus creadores lo han explicado en Nature Photonics asegurando que bastan unas horas para diseñar, fabricar y poner a prueba esta microcámara compacta de gran eficacia óptica. Sus posibles aplicaciones son casi infinitas destacando su posible inserción en una jeringuilla a fin de inyectarla luego directamente en el organismo y usarla para hacer endoscopias mínimamente invasivas. De hecho podría introducirse en el interior del cerebro, algo hasta hoy impensable. E igualmente permitirá usarse en monitores de seguridad prácticamente invisibles. Y en microcámaras espía que permitan grabar acciones y/o conversaciones de forma casi indetectable.