FACUA reitera que las “pulseras energéticas” son un fraude

 

Tras el reconocimiento público hecho por la compañía Power Balance de que no hay “pruebas científicas” que avalen las propiedades que adscriben a sus pulseras energéticas –no por voluntad propia sino obligada a ello por la Comisión de Consumo de Australia- la organización de consumidores FACUA ha insistido en su denuncia de que se trata por tanto de “publicidad engañosa” y que la afirmación de que optimiza el flujo de energía natural del cuerpo gracias al holograma que lleva incorporado es falsa. Una mentira que ha calado en la gente –dice FACUA- porque muchos famosos -deportistas de élite, actores, presentadores e, incluso, la actual Ministra de Sanidad, Leire Pajín– aseguran que les va muy bien con ella y eso disparó sus ventas.
Es más, FACUA ampliaría su denuncia -tanto ante el Ministerio de Sanidad como ante las consejerías de salud de las comunidades autónomas- denunciando que cabe decir lo mismo de otras marcas de pulseras. Concretamente las de Power Balance, Ion Balance Equilibrium, EFX Performance, Harmony Zen, Bio-Ray, Energy Ion, Mojo Future,Nikken, NoaMagnetic, Sabona, Tecnobalance, Vitalizer y Vitaljoya. Sin que haya servido de nada a causa –dice la organización de consumidores- “de la inoperancia de las autoridades sanitarias” lo que “ha favorecido que más empresas se hayan lanzado a la venta de estos productos que, con un lenguaje que utiliza charlatanería pseudocientífica, prometen todo tipo de beneficios para la salud”. Agregando: “Sus fabricantes llegan a asegurar que sirven para mejorar el equilibrio, aumentar la fuerza y el rendimiento sexual, mantener la juventud, combatir dolores, lesiones, ansiedad, insomnio o depresiones y hasta ser útil enfermedades como la artritis, la artrosis, la fibromialgia, la osteoporosis y hasta el cáncer”.
Para el presidente de FACUA, Francisco Sánchez Legrán,el Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad debería actuar para que se retiren de inmediato del mercado todas esas pulseras y sancionar a las empresas en proporción a los enormes beneficios obtenidos. Según FACUA Power Balance presumía en abril de haber vendido unas 300.000 unidades lo que supondría unos ingresos de unos 10 millones de euros. “Es necesario –se afirma por ello- actuar de forma contundente contra estas empresas y contra los personajes famosos que, pagados por ellas, han sido la clave del éxito de este negocio al aparecer con ellas en anuncios, eventos y programas de televisión asegurando que les aportan beneficios para la salud”.
El Ministerio de Sanidad contestaría a FACUA que no tiene competencia para ello ya que tal acción corresponde a la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios. ¡Como si esa agencia no fuera un organismo dependiente del ministerio!