Fallece Antonio Meño tras 23 años en coma

Antonio Meño, el hombre que se encontraba en coma vigil desde 1989 por falta de oxígeno en el cerebro a causa de la negligencia de un anestesista a quien la clínica amparó vergonzosamente durante años falleció a finales de octubre pasado. Como nuestros lectores recordarán su caso se vio en la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo cuyos miembros aceptaron la alegación de maquinación fraudulenta que presentó el abogado de la familia, Luis Bertelli -presidente de la Fundación Justicia Responsable e Independiente (JUREI) y miembro de nuestro Consejo Asesor- anulándose todos los juicios celebrados antes, incluido el que condenaba a la familia a pagar 400.000 euros por costas (lea en nuestra web –www.dsalud.com– los detalles en el artículo que con el título Luis Bertelli: “Los jueces deben responder ante la ley como cualquier ciudadano” publicamos en el nº 122 así como el titulado Inesperado y radical giro en el caso de Antonio Meño Ortega que apareció en el nº 126)- El Tribunal Supremo daría finalmente la razón a Antonio Meño Ortega y a Juana Ortega Ramírez -padres del joven Antonio al que destrozaron su vida con sólo 20 años- gracias a su perseverancia y constancia. Eso sí, tras 21 años de flagrante injusticia y soledad. Desde estas páginas queremos mostrar una vez más nuestra solidaridad y afecto a ambos.