Fallece el Dr. Karl Pribram

El insigne neurofisiólogo Karl H. Pribram, considerado "padre del modelo holográfico del cerebro", falleció el pasado 19 de enero a los 96 años. Nacido en Viena (Austria) el 25 de febrero de 1919 se doctoró en Medicina en la Universidad de Chicago (EEUU) donde se especializaría en Neurocirugía y Medicina Conductual. Tras impartir durante varios años Neurofisiología y Psicofisiología en el Yerkes National Primate Research Center de la Universidad de Yale pasaría a dar clase en la Universidad de Stanford de Palo Alto (California, EEUU) en la que fue catedrático de Neurociencia durante más de 30 años, tiempo en el que fue galardonado por los Institutos Nacionales de la Salud con el Lifetime Career Award.

Llegada la edad de la jubilación el Dr. Pribran fue contratado como profesor en la Radford University permaneciendo en ella 12 años para pasar luego a impartir clases de Neurociencia Cognitiva en la Universidad Georgetown de Washington y en la Universidad George Mason. En 1992 la Universidad de Montreal (Canadá) le otorgaría un doctorado ''Honoris Causa'' en Psicología y en 1996 la Universidad de Bremen (Alemania) otro en Filosofía.

Karl Pribram fue autor de más de 300 publicaciones científicas y varios libros como Planes y estructura de la conducta -éste en colaboración con George Armitage Miller y Galanter Eugene, Cerebro y conciencia, Lenguajes del cerebro, Cerebro, mente y holograma, Cerebro y conciencia -con J. Martín Ramírez-, La sincronicidad, el alma y la ciencia, El cerebro holográfico, El cosmos creativo: hacia una ciencia unificada de la materia, la vida y la mente -con Ervin Laszlo- y Freud’s Project Re-assessed en colaboración con Merton Gill.

Además recibió más de una veintena de premios importantes por parte de sociedades de Biología, Psicología, Filosofía e Ingeniería; entre ellos el prestigioso Premio Havel por "su contribución fundamental a la comprensión de la ciencia como parte integral de la cultura general”. En cualquier caso pasará sin duda a la historia por postular que el cerebro funciona como un decodificador holográfico.

Karl Pribram tuvo el enorme detalle de querer contribuir al éxito de nuestra revista enviándonos un artículo inédito para que saliera en el número de lanzamiento pero finalmente se optó por no publicarlo; y no ya por su complejidad y extensión sino porque se trataba de un texto académico difícilmente legible para personas no cualificadas. Algo que entendió y asumió con su habitual elegancia cuando se le explicó que Discovery DSALUD pretendía ser una revista de divulgación general y no una revista científica al uso.

Algunos de quienes hacemos la revista tuvimos oportunidad de conocerle bien porque vino en dos ocasiones a España a impartir sendas conferencias en un abarrotado salón de actos del Palacio de Congresos y Exposiciones de Madrid -más de 1.000 personas en ambas ocasiones- invitado por nuestro director, Jose Antonio Campoy, coorganizador de ambos congresos cuando dirigía una revista anterior. La última vez recién casado con la famosa novelista norteamericana Katherine Neville, autora entre otras obras conocidas de El Ocho –una de las novelas más leídas en el mundo- a la que sacaba ¡28 años! Genio y figura. Descansa en paz, amigo.