Fallece la doctora Elisabeth Kübler-Ross

 

La doctora de origen suizo Elisabeth Kübler-Ross, mundialmente conocida por las obras en las que narra el proceso que vive una persona cuando se enfrenta a la muerte así como las experiencias en el umbral de la muerte de muchos de los enfermos terminales que atendió durante más de 25 años en distintos hospitales de Estados Unidos -y que según su convicción demostraba la existencia de “vida después de la muerte”- falleció por causas naturales el pasado 24 de Agosto en  su casa de Scottsdale (Arizona) a los 78 años.
Doctora honoris causa por veinte universidades de varios países estaba considerada una autoridad mundialmente reconocida en Tanatología pero internacionalmente se la conoce sobre todo por sus libros –una veintenatraducidos a varios idiomas y de los que se han vendido millones de ejemplares- entre los que destacan La muerte: un amanecer, obra que en 1989 editó en España Ediciones Luciérnaga y del que se han llegado a vender 170.000 ejemplares en sus 33 ediciones (sólo en esa editorial). Es autora también de otras obras traducidas al español como Vivir hasta despedirnos, Los niños y la muerte, Conferencias: morir es de vital importancia, Carta para un niño con cáncer, Recuerda el secreto y Lecciones de vida aunque su obra más importante quizás sea On Death and Dying, publicada en 1969, que la consagró como científica y contribuyó a que los enfermos terminales no fueran marginados a habitaciones secundarias o pasillos hasta el final de sus días. En todo caso, la obra que la llevaría a la fama internacional sería On Life After Death (Sobre la muerte después de la vida), publicada en 1984.
Kübler-Rossobtendría su título de médico en la Universidad de Zurich en 1957 pero se trasladó pronto a Nueva York para trabajar primero con enfermos mentales durante 4 años y dedicarse luego durante más de 25 a acompañar a enfermos terminales -tanto personas mayores como niños pequeños- lo que la permitiría elaborar un esquema de las distintas fases por las que pasa una persona que se enfrenta a la muerte o a la pérdida de un ser querido: dolor, rechazo de la situación, ira, negociación, aceptación, reconciliación con el proceso… Ese trabajo la valdría el reconocimiento internacional. Posteriormente, al entrar en contacto con miembros de la escuela de Psicología Transpersonal, viviría una serie de experiencias extracorpóreas y transcendentes que, a su juicio, confirmaban lo que le habían dicho muchos de sus pacientes sobre lo que acontece justo antes del momento de la muerte.
Kübler-Ross estaba considerada, junto al psiquiatra norteamericano Raymond Moody –autor del conocido best-seller Vida después de la vida-, la persona que más había investigado sobre la convicción de que la vida no acaba con la muerte física y el espíritu sobrevive.