Fallecen los doctores José Pérez Fernández y Fermín Moriano Marcos

El Dr. José Pérez Fernández, miembro de nuestro Consejo Asesor, falleció en Madrid el pasado 13 de diciembre a los 78 años. Licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad Complutense de Madrid y en Medicina, Cirugía, Ginecología, Obstetricia y Farmacia por la Universidad de Dublín se especializaría posteriormente en Cirugía Cardiotorácica siendo miembro fundador de la International Society of Cardio-Thoratic Surgeons con sede en Japón. Adjunto en Cirugía General y Cardiovascular en el Hospital Universitario de Cardiff (País de Gales, Gran Bretaña) durante 9 años fue luego Director Médico del Hospital Virgen Blanca de Madrid durante dos y Jefe del Servicio de Cirugía del Hospital Cantoblanco de Madrid durante 29. Director Adjunto de los Servicios Médicos de Radio Televisión Española (RTVE) durante 5 años fue asimismo director y asesor médico científico de Radio Nacional de España (RNE) durante 10. Jefe de estudios quirúrgicos del Centro de Estudios Universitarios (CEU) en Madrid durante 15 años finalizaría su carrera profesional como codirector de la Consulta de Especialidades Médicas que él mismo crearía en Madrid con su colega y amigo –igualmente miembro de nuestro Consejo Asesor- el Dr. José Luis Castillo Recarte hasta sufrir un ictus en enero de 2003.
El Dr. Pérez Fernández fue uno de los médicos injusta y vergonzosamente detenidos en la ya tristemente famosa Operación Brujo que puso en marcha la entonces Ministra de Sanidad Ana Pastor a los que los jueces, tras tenerlos varios años procesados sin un solo indicio de delito, terminaron dejando libres sin cargos. Es decir, no se les terminó imputando nada. Sin embargo aquella tropelía terminaría pasando factura al doctor Pérez Fernández –y a otros- pues el tremendo estrés que le generó a sus 69 años le llevaría poco después al hospital con un infarto cerebral que le dejaría mermado físicamente al sufrir una hemiplejía parcial y quedarse sin habla. Lamentable situación que no le arredraría pues gracias al cuidado de su mujer, Maureen -enfermera de profesión-, terminaría haciendo incluso la suficiente vida social como para salir y quedar a comer y cenar con los amigos y visitar nuestra revista manteniendo siempre en la cara la sonrisa alegre que le caracterizaba.
Lector e investigador infatigable el doctor José Pérez Fernández fue sin duda un adelantado a su tiempo que nunca se conformó con la manipulada “formación continuada” que hoy está en manos de los laboratorios condicionando la labor médica sino que estuvo siempre abierto a las nuevas fronteras del conocimiento viajando a menudo fuera de España para conocer de primera mano todo tipo de opciones terapéuticas eficaces, fueran o no ortodoxas. Algo que le llevaría a conocer por ejemplo al Dr.Esteban Fernández-Nodapara quien la causa de muchos casos –no de todos- de esclerosis múltiple, parkinson, ataxia cerebelosa, epilepsia y alzheimerestá en unacompresión patológica de las estructuras neurovasculares y de la arteria vertebral que hace que llegue menos sangre al cerebro y se dificulte el retorno venoso en la zona craneoencefálica desarrollando una novedosa, sencilla y eficaz técnica quirúrgica que resuelve el problema. Técnica que junto a su colega José Luis Castillo Recarte practicó con éxito durante varios años en numerosos pacientes. Pero ante todo nos ha dejado un amigo entrañable que visitó con frecuencia nuestra redacción al que queríamos y a quien realmente echaremos de menos.
El Dr. Fermín Moriano Marcos, miembro de nuestro Consejo Asesor, falleció en Madrid el pasado 1 de diciembre a la temprana edad de 54 años precediendo pues en unos días a su amigo y colega José Pérez Fernández con quien desgraciadamente comparte obituario en este número de la revista.
Licenciado en Medicina y Cirugía por la Facultad de Medicina de la Universidad de Valladolid cursaría posteriormente estudios de Auriculomedicina en la Universidad de Valencia y de Acupuntura en Madrid. Gerente del Hospital Virgen de la Salud de Málaga el Dr. Moriano se convertiría pronto en uno de los mayores expertos en La Nueva Medicina postulada por el doctor Ryke Geerd Hamer –igualmente miembro de nuestro Consejo Asesor- con quien llegaría a compartir consulta en Málaga durante dos años. Brillante ponente dictaría numerosas conferencias y desarrollaría diversos seminarios tanto en España como en Iberoamérica durante largos años. Tiempo después se formaría en la Medicina Sintergética postulada por el Dr. Jorge Carvajal –asimismo miembro de nuestro Consejo Asesor- con quien terminaría compartiendo consulta hasta el momento de su óbito y a quien acompañó estrechamente en su trabajo de investigación y docencia coordinando todos sus cursos y seminarios en España y el extranjero.
Especializado en el abordaje holístico de todo tipo de patologías se centraría no obstante en el tratamiento natural del cáncer, paradójicamente la enfermedad que ha terminado acabando con su vida y que no pudo superar a pesar de haber tenido notables éxitos con muchos –no todos- de los pacientes que atendió afectos de esa patología.
El doctor Moriano fue otro de los detenidos en la Operación Brujo siendo el único médico que finalmente fue imputado en una decisión que para muchos no es más que una huida hacia delante del Juzgado nº 2 de El Escorial al que la Audiencia Provincial de Madrid ha dado ya dos auténticas “bofetadas jurídicas” sobre este caso y sobre cuya inocencia deberá pronunciarse pues de nuevo. En todo caso el asunto le afectó profundamente y hace un año tuvo que ser internado tras sufrir una parada cardiaca encontrándosele un tumor en el pulmón. Lo singular es que su recuperación –se negó a seguir los tratamientos oncológicos tradicionales- fue tan sorprendente que en verano se fue de vacaciones con su mujer, Marian, a la India y a las islas Barbados –invitado por unos amigos- y su estado era magnífico salvo por unas pequeñas molestias en los ganglios del cuello. Sin embargo, de forma inexplicable, en apenas unos meses su organismo se deterioró rápidamente falleciendo en casa acompañado de su familia y amigos de manera lúcida y serena.
El Dr. Fermín Moriano, persona -al igual que el Dr. Pérez Fernández- entrañable y muy querida por sus pacientes, era un referente en el ámbito del tratamiento holístico de todo tipo de patologías y son muchos los colegas que, como nosotros, no entienden cómo puede haberse producido tan doloroso desenlace dados sus notables conocimientos. Ello demuestra en cualquier caso la necesidad de seguir investigando una patología sobre la que se desconocen aún demasiadas cosas y de ahí que llevemos dedicándola en la revista tantos artículos desde hace años. Especialmente para entender por qué con tratamientos casi idénticos unas personas superan el cáncer y otras no. Una labor a la que el Dr. Fermín Moriano contribuyó gran parte de su vida.