Fracasa la lucha mundial contra el Sida

 

Jan Eliasson, presidente de la Asamblea General de la ONU, reconoció en Nueva York ante representantes de 140 estados y más de 1.000 grupos sociales que 25 años después de aparecer el virus del Sida se contagian en el mundo ¡11.000 personas al día! Admitiendo que la promesa de que tres millones de seropositivos recibirían tratamiento a finales de 2005 ha fracasado y que tampoco se han cumplido los objetivos acordados en la Declaración sobre VIH adoptada en la Asamblea especial de 2001. ¿Y qué propone como solución? Pues que la comunidad internacional aporte ¡más dinero! Que se aumente la cantidad actualmente destinada de 6.400 millones de euros anuales hasta los 17.200 millones. La mitad destinado a “estrategias de prevención”, una cuarta parte al tratamiento y el cuidado de las personas ya infectadas y la otra cuarta parte a orfanatos y a programas para evitar el contagio entre los niños con más riesgo.
"El VIH–dijo el Secretario General de la ONU, Koffi Annan– se ha propagado más rápido y con más efectos catastróficos a largo plazo que cualquier otra enfermedad. En 25 años el sida ha pasado de ser una oscuridad local a ser una urgencia global porque el mundo ha sido increíblemente lento en reaccionar".
En suma, más dinero para quienes viven o, directamente, se enriquecen con la enfermedad. Más dinero para que a costa de la desgracia ajena algunos vivan como potentados. La verdad es que vivimos en una sociedad que cada vez da más asco. Miren ustedes, si los cócteles que las multinacionales comercializan afirmando que controlan la enfermedad son efectivos, ¿por qué no se distribuyen de inmediato en los países donde la enfermedad alcanza ya niveles de pandemia? Porque las multinacionales los venden a precios disparatados y nos les da la gana entregarlos a precios económicos. Y mucho menos, por supuesto, gratis. ¿Que como consecuencia mueren millones de personas? Les trae al fresco. No son ONGs. El que quiera vivir… que pague. Si no, a la tumba. Y los medios de comunicación haciendo el juego a esas empresas… ¡Vivir para ver!