Francia pide que se reduzca la exposición de los niños a las radiaciones electromagnéticas

La Agencia Nacional Francesa de Seguridad Sanitaria (ANSES) publicó el pasado mes de junio un informe científico muy completo titulado Exposition aux radiofréquences et santé des enfants (La exposición a radiofrecuencias y la salud de los niños) en el que se recomienda reducir la exposición de los niños a las radiaciones electromagnéticas; tanto a la ambiental como a la causada por los móviles (tiene el informe completo en www.anses.fr/fr/system/files/AP2012SA0091Ra.pdf).

Fruto de un trabajo de recopilación de cinco años encargado a la ANSES el 12 de julio 2011 por la Dirección General de Salud, la Dirección de Prevención de Riesgos y la Dirección General de la Competencia, Consumo y Represión de Fraudes francesas el informe señala en sus conclusiones que a diferencia de las generaciones anteriores los niños están hoy expuestos desde edades tempranas -incluso en la fase de desarrollo en el útero- a múltiples emisiones electromagnéticas procedentes de fuentes medioambientales como centros de transformación y distribución de electricidad, sistemas de telefonía móvil y aparatos electrodomésticos que emiten radiaciones pero también, de forma ya preocupante, a dispositivos emisores específicamente destinados a niños: juguetes controlados por radio, intercomunicadores, cámaras para vigilar a los bebés, walkies talkies, mandos inalámbricos, robots comunicativos, dispositivos bluetooth, etc. A los que hay que sumar los dispositivos inicialmente destinados a los adultos pero que ahora también son diseñados para niños como las tablets inalámbricas o los móviles, usados cada vez a edades más tempranas. Y de ahí que la ANSES recomiende en su informe:

  1. Reducir los niveles de referencia legales a fin de limitar la exposición ambiental a las radiaciones electromagnéticas y a las radiofrecuencias para ampliar los márgenes de seguridad y proteger la salud de la población en general y, especialmente, la de los niños. Invitando a desarrollar indicadores más representativos de la exposición real de los usuarios a los teléfonos móviles.
  2. Limitar la exposición de los niños a las radiofrecuencias. El informe recuerda que ya anteriormente recomendó reducir la exposición de los niños a las radiofrecuencias emitidas por los teléfonos móviles, invitando a un uso moderado de estos dispositivos y privilegiando el recurso al kit de manos libres. Pues bien, ahora recomienda que las normativas actuales destinadas a regular la exposición de la población general a las radiaciones electromagnéticas emitidas por los equipos utilizados en las redes de instalaciones radioeléctricas de telecomunicación se extiendan a otras fuentes de emisiones artificiales de radiofrecuencias utilizadas cerca de los niños: tablets táctiles, dispositivos de vigilancia del sueño, juguetes, etc.. Con independencia de cuáles sean los dispositivos emisores móviles utilizados y sus condiciones de uso.
  3. Fomentar un uso responsable de la tecnología de comunicación móvil. Según el informe varios estudios han asociado ya el uso intensivo e inadecuado de los teléfonos móviles por los jóvenes con problemas de salud mental: depresión, pensamientos suicidas, comportamientos de riesgo, etc. De hecho recomienda realizar nuevos estudios que evalúen el impacto psicosocial y sobre la salud en la infancia del uso de tecnologías de comunicación móvil; en particular debido a la presencia de fenómenos adictivos, trastorno de los ritmos circadianos, etc. También anima a los padres a fomentar un uso razonable en los niños de los teléfonos móviles. Es más, aconseja que se desaliente el uso por los niños de todos los dispositivos de comunicación móvil y se prohíba la publicidad directa dirigida a los menores de catorce años.

Bueno, pues en España nuestras inteligentes autoridades sanitarias y políticas están haciendo todo lo contrario; entre otras muchas medidas estúpidas fomentando la instalación de Wi-Fi en todas partes: escuelas, colegios, institutos, universidades, restaurantes, bares, centros comerciales, museos, parques…