El herpes virus impide al cerebro protegerse contra la esclerosis múltiple

El herpesvirus humano 6 (HHV-6 por sus siglas en inglés) de tipo B -al que se achaca el 93% de las infecciones primarias por herpes en Europa y América del Norte- tiene la capacidad de esconderse en las células gracias a una proteína conocida como U94, escapar así del sistema inmune e impedir al cerebro afrontar las patologías desmielinizantes como la esclerosis múltiple. Al menos así lo postula un grupo de investigadores de la Universidad de Rochester (Estados Unidos) según los cuales la presencia del herpes afecta a la producción de células progenitoras de oligodendrocitos (OPC), claves en el mantenimiento de la mielina en el cerebro. Lo llamativo es que según una de las investigadoras, Margot Mayer-Proschel, aunque más del 80% de las personas han estado expuestas al HHV6 en algún momento de su infancia es solo un 1% quienes lo tienen integrado en su ADN por haberlo adquirido a través del esperma del padre o del óvulo y si bien el sistema inmune lucha contra las formas más activas no lo hace cuando el herpes esté integrado en el código genético.