II Cumbre mundial sobre el agua de mar

El pasado mes de Abril tuvo lugar en Rivas Vaciamadrid la II Cumbre mundial sobre el agua de mar, actoorganizado por Laureano Domínguez –fundador de los Dispensarios Marinos Modernos Omdimar-, Jesús Hidalgo -fundador de la organización Queda la Palabra– y la fundación La voz de la consciencia, conocida organización iberoamericana fundada por Robinson Devia, excandidato a la presidencia de Colombia en las últimas elecciones tras trece años de activismo social gracias a que en poco más de tres meses logró –con la ayuda de 1.200 voluntarios- recabar más de un millón de firmas para presentar su candidatura. El acto tuvo como principal objetivo expandir el consumo oral de agua de mar entre las poblaciones del mundo con más altos índices de desnutrición y pobreza ya que está científicamente constatado que su consumo no sólo previene numerosas patologías sino que ayuda de forma notable a curarlas. Puede de hecho afirmarse que constituye nuestra principal fuente de vida siendo el principal elemento natural sanador que existe en el planeta.
Que la simple ingesta de agua de mar –obviamente limpia- puede ser no sólo la solución al problema de desnutrición de millones de personas sino la de numerosas patologías lo defienden ya diversas organizaciones; entre ellas la Fundación Seawater, dedicada a la investigación y difusión tanto de sus características como del uso que se le puede dar en agricultura, ganadería y nutrición y que preside Ángel Gracia -autor entre otros libros de El poder curativo del agua de mar. Nutrición orgánica y Cómo beneficiarse con el agua de mar– y la Fundación Aqua Maris. Sencillamente porque ingerida en poca cantidad de forma periódica alcaliniza el organismo previniendo todo tipo de patologías ya que contiene los 118 elementos de la tabla periódica en su forma orgánica y biodisponible.
Son por eso ya multitud los investigadores que sostienen que el agua de mar es el nutriente más completo de la naturaleza y niegan que consumida de forma razonable pueda colapsar los riñones o llevar a la locura. Aseverando que lo de que un náufrago se volvería loco o moriría si bebiera agua de mar es un mito y que, por el contrario, beberla aumenta en semanas sus posibilidades de sobrevivir. De hecho en 2004 seis personas se alimentaron exclusivamente de agua de mar durante una semana; no ingirieron ni alimentos ni agua dulce y las analíticas realizadas después no detectaron ninguna alteración funcional. Es más, René Quinton ya demostró ¡en 1897! que es posible extraer totalmente la sangre de un perro y reemplazarla por agua de mar isotónica. Y es que el agua de mar y la sangre tienen una composición casi idéntica –salvo por la ausencia en el agua de hemoglobina- aunque sea en concentraciones distintas.
Cabe añadir para finalizar que sobre las propiedades terapéuticas del agua de mar hemos publicado varios artículos destacando entre ellos los aparecidos en los números 30 y 117 con los títulos El agua de mar purificada cura diversas enfermedades y El agua de mar es la solución de muchas patologías de la revista (puede leerlos en nuestra web: www.dsalud.com).