Importante paso hacia la destrucción de la vida en el planeta


Crean en laboratorio una bacteria sintética 

El biólogo estadounidense John Craig Venter –ex presidente y fundador de Celera Genomics, empresa que en 1999 puso en marcha con meros propósitos comerciales el Proyecto Genoma Humano -al margen del consorcio público que ya desarrollaba ese trabajo- anunció el pasado verano que sus científicos han logrado desarrollar en sus laboratorios una bacteria cuyo genoma ha sido sintetizado en tubo de ensayo de la primera a la última letra. Bacteria “sintética" que ha sido bautizada como Mycoplasma mycoides JCVI-syn1.0 a fin de distinguirla del Mycoplasma mycoides, bacteria natural en la que se inspiró se creación.
Y de sus palabras se deduce que no es más que el primer paso para diseñar organismos vivos de todo tipo a la carta.
Esto ya se había logrado copiando secuencias de ADN de virus similares a los de la polio y la gripe española pero los virus no son entidades biológicas autónomas que puedan reproducirse por sí mismos –las bacterias sí- sino que usan para hacerlo la maquinaria de la célula a la que infectan.
Logrado esto Craig Venter pretende ahora diseñar nuevos organismos para lo que se propone empezar por un alga unicelular capaz de fijar el CO2atmosférico y lo convierta en hidrocarburos utilizando la energía de la luz solar. Y microorganismos que sirvan para limpiar aguas contaminadas. Y otros para mejorar los métodos de producción de los alimentos. Y luego otros que permitan acelerar la producción de vacunas.
En suma, intentando convencer a la sociedad de que lo que va a hacer será de utilidad para todos y nuestra vida será mejor este individuo va a poner en riesgo la propia vida de todo el planeta sin el control de nadie que lo vigile porque eso chocaría con la sacrosanta libertad de empresa del capitalismo más salvaje. Y no ya porque esto va a permitir crear armas biotecnológicas masivas que puedan usar terroristas de toda laya –estén éstos en el poder o en la oposición- sino porque puede alterar el equilibrio biológico que la Tierra ha necesitado millones de años en lograr. Vamos a ser claros: o se impide que por simple afán de lucro esto se convierta en un peligroso negocio sin control o la vida en el planeta podría incluso llegar a desaparecer.