Un ineficaz fármaco para el cáncer pasa de costar 50 dólares por cápsula a 768

Lomustine, ineficaz fármaco para el cáncer empleado desde 1976 para tratar tumores, ha pasado de costar 50 dólares por cápsula a 768 en los últimos cuatro años; desde que fuera vendido en 2013 por Bristol-Myers Squibb a la empresa estadounidense NextSource Biotechnology que se limitó a cambiarle el  nombre y llamarle Gleostine. Y eso que su patente ha expirado y no se produce una versión genérica ya que a ninguna otra empresa le interesa.

Hablamos de un citotóxico clasificado como agente alquilante utilizado en el tratamiento de tumores cerebrales primarios y metastásicos, enfermedad de Hodgkin y linfoma no Hodgkin que también se ha usado para el tratamiento del melanoma y los cánceres de pulmón y colon. Fármaco inútil para curar el cáncer que los oncólogos de todo el mundo han dado durante décadas a sus enfermos a pesar de que su ingesta puede provocar una disminución de los niveles de glóbulos blancos y rojos así como de plaquetas  aumentando el riesgo de infecciones, anemia y hemorragias además de fiebre, náuseas, vómitos, hematomas, sangre en heces y orina, heces negras, color amarillento en ojos y pies, llagas en la boca, disminución de la fertilidad, fatiga extrema, daños graves en riñones y pulmones e incluso leucemia.

Y hay estados que siguen financiándolo. Vergonzoso.