Ingerir manzanas previene el Síndrome Metabólico

 

Comer a menudo manzanas –crudas o en zumo- previene el llamado Síndrome Metabólico, conjunto de síntomas que se achacan a una resistencia del organismo a la insulina debido a un trastorno de los lípidos y dificultad para usar adecuadamente la glucosa dando lugar a obesidad e hipertensión. Así lo indica al menos un estudio dirigido por Victor Fulgoni en el Centro Nacional de Revisión de Exámenes de Salud y Nutrición de Estados Unidos que acaba de darse a conocer en la Reunión Anual de Biología Experimental celebrada en la californiana ciudad de San Diego (EEUU). En el trabajo se estudió la relación entre el consumo de manzanas y sus derivados, los nutrientes y varios parámetros relacionados con el síndrome y al comparar los resultados de cinco años se vio que quienes ingieren cotidianamente manzanas tienen un 27% menos de probabilidad de riesgo metabólico que los no consumidores. Según Fulgoni quienes las ingieren “tienen menos grasa abdominal y menor riesgo de hipertensión arterial y de sufrir un síndrome metabólico".