Ingerir Ultra Levura en estado crítico o inmunodeprimido es muy peligroso

La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) envió el pasado 12 de diciembre a los profesionales sanitarios un discreto comunicado pactado con Biocodex, y Zambon S.A.U.  -representante en España de Ultra Levura- explicando que se han notificado casos de fungemia -presencia de hongos en sangre- en pacientes tratados con ese producto, algunos de los cuales murieron.

Ultra Levura es un producto de venta en farmacias desde hace muchos años que contiene levaduras -es decir, hongos- de la cepa Saccharomyces boulardii y se pauta para tratar la diarrea aguda y prevenir la asociada a la toma de antibióticos al regenerar la flora intestinal y ayudar a reequilibrar el microbioma, tanto en adultos como en niños. Y hasta ahora se admitía únicamente que su ingesta puede provocar  gases, distensión y estreñimiento estando contraindicado solo en portadores de un catéter venoso central.

Pues bien, la agencia española del medicamento considera que a partir de ahora está igualmente contraindicado «en pacientes en estado crítico así como en pacientes inmunodeprimidos». Incluso advierte que los pacientes que se encuentren en las proximidades de otros que estén siendo tratados con el producto «pueden quedar expuestos al riesgo de contaminación por los microorganismos del medicamento» y «por consiguiente deberá prestarse especial atención durante la manipulación del producto en presencia de pacientes en estado crítico o inmunodeprimidos o bien ante portadores de un catéter venoso central o periférico que no estén en tratamiento con S. Boulardii». Añadiendo que «para evitar cualquier contaminación a través de las manos o de la propagación de los microorganismos por vía aérea los sobres o las cápsulas no se deben abrir en las habitaciones de los pacientes» y que «los profesionales sanitarios deberán llevar guantes durante la manipulación de los probióticos y, a continuación, desecharlos rápidamente y lavarse las manos debidamente».

Cabe añadir que el riesgo de fungemia en pacientes portadores de un catéter venoso central era ya conocida pero ahora han aparecido casos en pacientes hospitalizados en estado crítico o inmunodeprimido no portadores de ese catéter venoso central. La agencia solicita por ello a los profesionales sanitarios que notifiquen cualquier sospecha de reacción adversa al Sistema Español de Farmacovigilancia de Medicamentos de Uso Humano a través del centro autonómico correspondiente mediante el sistema de Tarjeta Amarilla o de forma electrónica en www.notificaram.es.

Lo damos a conocer al público en general ya que se trata de un producto de consumo masivo y entendemos que ya está bien de tratar a los ciudadanos como a niños o a ignorantes a los que hay tutelar.