Insulina… ¡en cápsulas! 

Las molestas inyecciones de insulina que los diabéticos deben ponerse a diario tienen sus días contados. A partir de ahora podrán tomarla en cápsulas. Así lo asevera un grupo de científicos del Instituto de Investigación del Government Model Science College de Jabalpur (India) tras haber encontrado una gelatina que no se destruye con los jugos gástricos y llega intacta hasta el intestino, lugar donde sí se descompone. El método ya se había intentado antes pero los jugos gástricos destruían siempre la insulina en el estómago.
Los científicos hindúes, en cambio, han desarrollado una gelatina que no se destruye con los jugos gástricos del estómago llegando así intacta al intestino, medio alcalino donde la gelatina sí se deshace y la insulina puede ser absorbida. Se trata de un terpolímero, una especie de cadena de tres elementos químicos enlazados entre sí. Sólo falta conocer el nivel de absorción con este sistema para determinar las dosis.