Intentan aún hacer creer que la Radioterapia cura el cáncer

Que la Radioterapia NO cura el cáncer es algo indiscutible a pesar de la propaganda manifiestamente falsa de quienes venden los aparatos que se comercializan para ello y la de quienes viven de usarlos. Lo hemos explicado de forma amplia a lo largo de numerosos artículos y especialmente en el que con el título ¿Sirve para algo la Radioterapia? publicamos en el nº 50 (lo tiene en nuestra web: www.dsalud.com). Ya entonces fuimos claros: “La inmensa mayoría de los enfermos de cáncer a los que se irradia con los sofisticadísimos aparatos de la ‘moderna’ medicina nuclear no dudan de que algo tan complejo y carísimo tiene que ser eficaz. En muchos casos incluso se sienten seres privilegiados por poder acceder a ellos. Sin embargo la verdad es diferente: su eficacia curativa es más que discutible. De hecho someterse a Radioterapia es peligroso porque incluso puede generar cáncer, acelerar el desarrollo del que se padece o provocar metástasis”. Y añadimos: “Lo que a veces se logra con la Radioterapia es destruir el tumor pero, ¿a costa de qué?¿De provocar su expansión por el cuerpo generando una rápida metástasis?”

En aquel texto explicamos asimismo que la Radioterapia se aplica hoy con dosis muy pequeñas para que el “tiempo de incubación” sea largo pero lo cierto es que ni siquiera esa prudencia impide que aparezcan muchas veces metástasis, se reproduzca el cáncer o se generen nuevas enfermedades como consecuencia del daño general causado al organismo. Porque la Radioterapia puede provocar náuseas, vómitos, pérdida de pelo, ronchas y quemaduras de la piel y las membranas mucosas, debilidad y fatiga, lesiones o úlceras en boca, garganta, intestinos, áreas genitales y otras partes del cuerpo, necrosis de los huesos, amenorrea, úlceras en el recto, fístulas, ampollas ulceradas, diarrea, colitis, hinchazón… Es más, hay estudios que demuestran que las personas que se han sometido a Radioterapia son más propensas a desarrollar metástasis en otros sitios del cuerpo.

También entonces dijimos: “Los oncólogos nunca prometen la curación…. por lo que a nadie engañan ni mienten. Su única meta es lograr que los pacientes irradiados sobrevivan cinco años para poder engordar las estadísticas de “curaciones clínicas’. Sin tener además en cuenta si con el tratamiento han provocado otras enfermedades”.

Bueno, pues el doctor Alfredo Ramos, vicepresidente de la Sociedad Española de Oncología Radioterápica (SEOR), ha tenido la desfachatez de decir en la presentación del XVI congreso que esa sociedad celebrará en junio de 2011 en Madrid que “en la actualidad se curan entre el 50% y el 60% de los cánceres y de ese porcentaje el 24% lo hacen gracias al empleo de radioterapia, sola o combinada con otras técnicas; el 20% con cirugía y entre el 4% y el 5% con quimioterapia”.

Vamos a ser claros: esas cifras son INVENTADAS. Y la afirmación de la doctora Ana Mañas, presidenta del futuro congreso, afirmando que "es importante que se sepa que la radiación no es algo malo, que puede curar el cáncer", intolerable por falsa.

Una situación que se acabará cuando los parientes de los pacientes irradiados se animen a llevar a quienes afirman tamañas falsedades a los tribunales… una vez los mismos hayan muerto. Porque mientras nadie se atreve a hacerlo.