Intervención pionera en el mundo


Le implantan células madre extraídas de su propia grasa para intentar recuperar su dañado corazón 

Un español de 67 años con angina de pecho invalidante y daños en sus arterias coronarias se ha convertido en el primer paciente del mundo al que se le implantan en el corazón células madre procedentes de su propia grasa. La intervención -que duró cinco horas- fue efectuada el pasado 30 de enero por un equipo multidisciplinar del Hospital Gregorio Marañón de Madrid dirigido por el doctor Francisco Fernández-Avilés, jefe del servicio de Cardiología.
Primero se le extrajeron 300 gramos de grasa del abdomen mediante una liposucción, luego se separaron las células mesenquimales en una máquina, se purificaron y, finalmente, se inyectaron en el corazón por medio de un catéter con el fin de que una vez en él se transformen en músculo cardíaco y, sobre todo, en nuevos vasos sanguíneos y células vasculares que mejoren el bombeo.
La razón de que se eligieran células mesenquimales procedentes de la grasa es que no necesitan ser cultivadas durante semanas -como ocurre con las de la médula- pues a las dos horas de la extracción pueden ya usarse y porque tienen mayor capacidad vascular que otras. Además prácticamente no producen rechazo.
El paciente ya había sido sometido sin éxito a un by-pass y a la colocación de stents coronarios. Dos días después de la intervención regresó a su casa.
La idea en los próximos tres años es evaluar la seguridad y eficacia de esta nueva técnica así como comparar su eficacia con la de otros tratamientos estándar.