Inyectan células de páncreas a diabéticos y dejan de tener que pincharse con insulina

 

Un grupo de científicos del Departamento de Cirugía y Medicina de la Universidad de Alberta (Canadá) ha logrado que siete diabéticos que llevaban años necesitando inyectarse insulina dejaran de hacerlo. Para ello introdujeron en el hígado de los enfermos a través de la vena porta células pancreáticas productoras de insulina procedentes de un cadáver y un nuevo método inmunosupresor para evitar el rechazo de las mismas. Se trata de la combinación de dos inmunosupresores (el tacrolimus y el sirolimus) con un anticuerpo (el daclizumab). Los fármacos consiguieron que los cuerpos de los pacientes no rechazaran las nuevas células durante un año.
Es la primera vez que el implante celular consigue buenos resultados en la diabetes tipo 1 durante tanto tiempo. No obstante, se necesitaron dos donantes distintos en todos los pacientes y un enfermo -el más obeso- necesitó de un tercer trasplante para conseguir controlar sin insulina los niveles de glucemia sanguíneos. En cualquier caso, habrá que esperar a que se realicen nuevos ensayos.