La acción de varios genes propicia la aparición de cáncer de estómago

 

Investigadores del Instituto Nacional del Cáncer en Estados Unidos han encontrado una relación genética que podría explicar por qué determinadas personas desarrollan cáncer de estómago cuando están infectadas por la bacteria común pilori helicobacteria.
Estudios anteriores habían demostrado ya que esa bacteria es la responsable de úlceras estomacales y de algunos cánceres pero se desconocía su mecanismo. Ahora, el equipo del doctor Emad El-Omar ha encontrado que los pacientes que habían desarrollado cáncer de estómago presentaban variaciones genéticas -llamadas polimorfismos- en los genes IL-1b (interleukin-I beta) y el IL-1 antagonista, que interfieren en la producción de ácidos estomacales.
En algunas personas, estas variaciones provocan una mayor inflamación en respuesta a la infección de la helicobacteria, que se extiende en la parte estomacal encargada de producir ácidos y bloquea las glándulas que los producen.
En el momento en que una persona adquiere la infección – generalmente durante la infancia-, el sistema inmunológico reacciona y segrega el IL-1b como respuesta. El problema es que este procedimiento mata la bacteria pero también puede desactivar la producción de ácidos. En la mayoría de los casos, al desarrollo del cáncer de estómago le precede un nivel bajo de ácidos.