La actividad sexual mejora el rendimiento de los atletas en deportes agresivos

 

El italiano Emmanuele Jannini, de la Universidad L´ Aquila, afirma que las relaciones sexuales no siempre perjudican la actuación de los deportistas porque también pueden producir una subida de los niveles de testosterona, hormona relacionada con la agresividad.
Según éste, los hombres sexualmente muy activos tienen niveles más altos de testosterona y, consecuentemente, ello puede serles útil en función del deporte que practiquen. Por tanto, permitir a un atleta tener contacto sexual antes de una competición debería depender -a su juicio- de si su deporte requiere agresividad o no.