La arterioesclerosis se resuelve haciendo una dieta sana que incluya aceite de oliva virgen y frutos secos

 

Seguir la “dieta mediterránea” asegurándose de ingerir suficiente aceite de oliva virgen y frutos secos permite revertir la arterioesclerosis en apenas un año. Así lo ha constatado un ensayo con 187 voluntarios coordinado por el departamento de Medicina Preventiva de la Universidad de Navarra -que dirige el catedrático Miguel Ángel Martínez González- en colaboración con otros diecinueve centros.
Los participantes eran personas mayores de 55 años y alto riesgo cardiovascular a los que se midió el espesor de la capa íntima-media de sus arterias carótidas al principio del estudio y transcurrido un año.
Luego se les dividió al azar en tres grupos pidiendo a dos de ellos que siguieran la dieta mediterránea solo que a los miembros de uno se les sugirió tomar 15 litros de aceite de oliva virgen por trimestre y a los del segundo 30 gramos diarios de nueces, almendras y avellanas. Al tercer grupo simplemente se le dieron instrucciones de seguir una dieta baja en grasas. Pues bien, las personas de los dos primeros grupos mejoraron notablemente. Al terminar el estudio se constató además que quienes tenían la capa aterosclerótica más gruesa al principio son las que obtuvieron una mejoría más significativa. Según los investigadores ningún fármaco logra este resultado.
Suponemos que muchos médicos, a pesar de todo, seguirán recetando las peligrosas estatinas y otros fármacos inútiles y peligrosos porque realmente es difícil “desprogramarles”.