La Asamblea Nacional de Venezuela propone al Gobierno impulsar la Medicina Sistémica

 

La Subcomisión de Saludde la Asamblea Nacional de Venezuela ha decidido proponer al Gobierno venezolano que estudie la posibilidad de implementar oficialmente la Medicina Sistémica en el sistema nacional de salud del país. La iniciativa ha contado con el decidido apoyo de su presidente, el diputado Briccio Urdaneta, quien el pasado mes de abril organizó en la sede de ese organismo un debate al que acudieron –entre otros- elDr. López Loyo -Presidente de laRed de Sociedades Científicas, el Dr. Antonio Clemente -Vicepresidente de la Academia Nacional de Medicina-, la Dra. Trina Navas -en representación de la Federación Médica Venezolana- y los doctores Edmundo Bond y Leopoldo Landaeta -en representación de la Comisión Evaluadora de Medicamentos del Instituto Nacional de Higiene– además de D. José Olalde –creador de la Medicina Sistémica y miembro de nuestro Consejo Asesor- junto a los doctores Meyer Magano y Pedro Vegas.
El debate fue intenso y a veces hiriente pues la mayoría de los médicos que representaban a la Medicina alopática, convencional o farmacológica prefirieron descalificar la Medicina Sistémica sin otra argumentación que la ya conocida de que lo que la misma plantea “no está validado científicamente”, una falacia que no se duda en repetir con desparpajo pero sin nada que apoyase la afirmación y que llevó al propio presidente de la Subcomisión a mostrar su disgusto por ello en el informe que elevó al Gobierno. De hecho, al hablar en él de la intervención del Presidente de laRed de Sociedades Científicas Briccio Urdaneta le critica abiertamente diciendo que “hizo un señalamiento temerario al calificar a la Medicina Sistémica como un ejercicio criminal de la Medicina. Y lo más preocupante es que esa afirmación no se hizo acompañar de prueba alguna”. Más adelante explica que el representante de la Federación Médica Venezolana se limitó a dar lectura a un comunicado de esa institución y fijó una postura doctrinaria” además de “no hacer aporte alguno en el campo científico o académico”. En cuanto a los representantes de la Comisión Evaluadora de Medicamentos dijo que habían intervenido “en un tono airado y con poca vocación académica despotricando del ejercicio profesional de la Medicina Sistémicasin hacer aportes de relevancia al debate”.
El presidente de la Subcomisión alabó sin embargo en su informe al vicepresidente de la Academia Nacional de la Medicina al reconocer que “señaló sin prejuicio que las tendencias a los cambios, propios del dinamismo en el que se desarrolla el ejercicio profesional de la Medicina, nos obliga a tener las puertas siempre abiertas a los cambios pues por no ser la Medicina algo estático en el futuro pueden estar coexistiendo distintos modelos de ejercicios profesionales por lo que es probable que la Medicina del futuro pudiera ser distinta a la actual”. Briccio Urdaneta alabó que para este médico “sea viable la existencia de otras corrientes profesionales en el campo de la salud”.
Tras las intervenciones de los representantes de la Medicina convencional tomaría la palabra D. José Olalde quien expuso breve pero argumentadamente los principios en los que se basa la Medicina Sistémica dando luego paso a los doctores Meyer y Vegas que trabajan con ella y presentaron algunos casos clínicos destacables que prueban su eficacia. Lo malo es que muchos de los médicos que antes habían expresado su parecer se negaron a escuchar a sus colegas y abandonaron la sala antes de finalizar el acto oficial demostrando su falta de educación y su prepotencia.