La aspirina no previene ni el cáncer ni las enfermedades cardiovasculares

 

La aspirina no previene ni el cáncer ni las enfermedades cardiovasculares como intentaban hacernos creer y esta revista ya había denunciado en varias ocasiones. Así lo demuestra el seguimiento de 39.876 mujeres norteamericanas sanas de más de 45 años durante una década.
El estudio –denominado Women's Health Study– ha demostrado que tomar 100 miligramos de aspirina cada dos días no previene el cáncer. Ni siquiera en los tumores de mama, colon y páncreas como algunos estudios anteriores sugerían. Recordemos queun ensayo realizado en la Universidad de Minnesota (EEUU) y publicado en la revistaJournal of the National Cancer Institute hace poco indicaba que el consumo regular de aspirina –una vez por semana- reducía el riesgo de padecer cáncer de páncreas ¡hasta en un 43%! Luego otros dos trabajos –publicados ambos en New England Journal of Medicine-apuntaron quetomarla 15 años de forma consecutivaevita el desarrollo de pólipos precancerosos en el colon. Bastaba –decían- tomar 80 mg. diarios de aspirina -según un trabajo- o 325 mg. -según el otro.Los datos del nuevo estudio –mucho más amplio- dejan en entredicho a los investigadores que avalaban la supuesta eficacia anticancerígena de la aspirina.
Algunos de los medios de comunicación que dieron entonces crédito a esos estudios intentan ahora justificarse diciendo que los trabajos eran de tipo “observacional” pero lo cierto es que cuando publicaron sus resultados no entraron en ese tipo de consideraciones. Se limitaron a darles crédito.
Cabe agregar que el mismo estudio ha confirmado otro dato importante: la aspirina tampoco previene la acumulación de depósitos grasos en las arterias y no evita pues la obstrucción de las arterias. Algo que, en cambio, sí ha demostrado lograr la ingesta diaria de 600 UI de la inocua vitamina E.
Finalizamos recordando que la aspirina tiene potenciales efectos secundarios graves y que en algunos países está ya prohibida dársela a los menores de edad además de desaconsejarse en personas mayores.