La bacteria de la salmonella retrasa el crecimiento de los tumores cancerígenos

 

La introducción en el organismo de la bacteria de la salmonella, combinada con la aplicación de radioterapia, puede frenar el desarrollo del cáncer de piel, según un estudio publicado en el European Journal of Cancer.
Los investigadores descubrieron -merced a experimentos realizados en ratones- que la combinación de radioterapia con esta bacteria, genéticamente modificada, reducía el crecimiento de los melanomas.
Según los científicos, es importante añadir la radioterapia a la aplicación de la bacteria ya que en los ratones que recibieron ambos tratamientos los tumores tardaron unos cien días en alcanzar el tamaño de 1 gramo, es decir, un periodo de tiempo cinco veces más largo que cuando la bacteria fue aplicada sin radioterapia.
Los autores del estudio precisan que la única manera de aprovechar los beneficios es conocer el porqué del descubrimiento -lo que los científicos aún ignoran- y que, además, la bacteria sólo consigue retardar el crecimiento de los tumores pero no destruirlos.