La cándida acaba con las verrugas 

Unas simples inyecciones de cándida -el hongo que provoca infecciones de levadura- acaban con las verrugas en el 72% de los casos, según un estudio publicado en el último número de Archives of Dermatology.
La dificultad de hacer desaparecer una verruga está en que hace creer al organismo que forma parte de él. Sin embargo, cuando moléculas como la cándida se inyectan en la verruga, el sistema inmunológico puede reaccionar y combatirla. En el proceso, el sistema de defensa natural también reconoce a la verruga como un cuerpo invasor y la ataca.
Los expertos tuvieron que utilizar de media entre cuatro y cinco inyecciones, tardando unos tres meses en hacer desaparecer la verruga. Sin embargo, el 85% de los pacientes tuvieron buenos resultados ya desde la segunda inyección.