La coenzima Q-10, eficaz en la insuficiencia cardiaca

La coenzima Q-10 es claramente eficaz en caso de insuficiencia cardiaca. Así lo ha constatado un ensayo multicéntrico denominado Q-SYMBIO coordinado por el profesor danés Svend Aage Mortensen que se dio a conocer durante el Congreso sobre insuficiencia cardiaca 2013 celebrado en mayo pasado en Lisboa (Portugal) y en el que participaron centros de Dinamarca, Suecia, Austria, Eslovaquia, Polonia, Hungría, India, Malasia y Australia. Sin efectos secundarios negativos.
En esos centros se atendió a 420 personas con insuficiencia cardiaca grave a los que se dividió en dos grupos sugiriéndose a los miembros de uno de ellos que ingirieran coenzima Q-10 mientras los del otro tomaban un placebo. Luego se les siguió la pista durante dos años y se constató quiénes sufrían finalmente un accidente cardiovascular adverso grave (MACE). Pues bien, mientras en el grupo que tomaba la coenzima Q-10 hubo 18 muertes entre quienes tomaban el placebo hubo 38; justo el doble.
Y fue también menor el número hospitalizaciones por insuficiencia cardiaca y otros eventos adversos entre quienes la ingirieron. Dándose además otro dato importante: uno de los principales responsables del déficit de Q-10 son las estatinas que muchos médicos indocumentados e ignorantes siguen absurdamente recetando para bajar los niveles de colesterol en sangre y para tratar a pacientes con insuficiencia cardiaca. ¿La razón? La ingesta de estatinas dificulta la síntesis de coenzima Q-10 por el organismo.
Para el profesor Mortensen la coenzima Q-10 es “la primera sustancia que ha logrado mejorar en la última década, desde los inhibidores ACE y los bloqueadores beta, la supervivencia en la insuficiencia cardiaca crónica. Su uso debería pues incluirse en el tratamiento estándar de esta dolencia". Agregando:
“Otros medicamentos bloquean determinados procesos celulares y pueden tener efectos secundarios negativos mientras la coenzima Q-10 logra la mejoría y, al ser una sustancia natural, sin peligro alguno”.