La comida influye en la esclerosis múltiple

Una investigación efectuada por científicos del Instituto de Neurobiología Max Planck de Munich (Alemania) coordinada por H. Wekerle indica que en la esclerosis múltiple es vital la flora intestinal. Lo que esos investigadores hicieron fue modificar genéticamente ratas para que padecieran encefalomielitis alérgica a fin de comprobar la influencia de los factores ambientales en ellas enviando varias a distintos países para que se alimentaran con la comida típica de cada lugar. Comprobando así que cada rata desarrollaba una flora intestinal distinta y que algunas mejoraban de su patología. Descubierto eso han decidido ahora hacer nuevos ensayos clínicos con enfermos de esclerosis múltiple para probar si algunos antibióticos -como la vancomicina- logran que los enfermos mejoren.