La contaminación provoca anualmente la muerte prematura de 9 millones de personas

La contaminación del aire, el agua y los alimentos provoca anualmente la muerte prematura de 9 millones de personas -23.987 de ellas en España en 2015- según un reciente informe de la Comisión Lancet sobre contaminación y salud. Más que la malaria, la tuberculosis y el SIDA juntas. Contaminación que da lugar sobre todo a patologías cardíacas, accidentes cerebrovasculares, cáncer de pulmón y enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). Un problema especialmente grave en países de rápida industrialización como China, India y Pakistán donde se calcula que causa la muerte de una de cada cuatro personas. La contaminación más mortífera según el informe es en cualquier caso la del aire -lleva a la muerte cada año a 6 millones de personas- seguida de la del agua con 1.800.000. muertes

En cuanto al entorno laboral el número de fallecimientos es mayor entre los trabajadores del carbón a causa de la neumoconiosis, quienes trabajan con tintes por cánceres de vejiga y quienes están expuestos al amianto o asbesto ya que puede padecer asbestosis, mesotelioma y tumores malignos, especialmente de pulmón. Cabe agregar que el plomo lleva cada año a la muerte a medio millón de personas al provocarlas presión arterial alta, insuficiencia renal y disfunciones cardiovasculares. En cuanto a los grupos de población los más afectados son lógicamente los niños.

Y por cierto, el 80% de la contaminación del aire se debe a la quema de combustibles fósiles -como el carbón- ya que da lugar a la formación de óxidos de azufre -sobre todo de dióxido de azufre (SO2) y trióxido de azufre (SO3)- y de nitrógeno -en especial dióxido de nitrógeno (NO2) y óxido nítrico (NO).