La Dermatitis Atópica parece deberse a una infección por el Staphylococcus aureus

La Dermatitis Atópica podría provocarla una toxina, la hemolisina delta, polipéptido que produce el agresivo Staphylococcus aureus; al menos así lo indica una investigación dirigida por Gabriel Núñez -de la Universidad de Michigan sita en Ann Arbor- que acaba de publicarse en Nature.
Que ese estafilococo está presente siempre en las lesiones de la piel de quienes padecen la patología ya se sabía pero no qué papel jugaba tan conocida bacteria en su desarrollo. Y eso es lo ahora averiguado: estimula la degranulación de los mastocitos.
El estudio se llevó a cabo en ratones que fueron infectados con una cepa del Staphylococcus aureus modificada genéticamente para que careciera de la toxina citada -la hemolisina delta- observándose que en ellos la inflamación dérmica era mucho menor que entre los infectados con la cepa natural de la bacteria. Y se corroboró que se debía a la ausencia de la toxina porque cuando se introdujo ésta de nuevo en el primer grupo la dermatitis atópica se manifestó con la misma virulencia.
El trabajo pretende desarrollar fármacos con esa toxina pero lo cierto es que bastaría erradicar la infección para superar la patología. Y para ello ya existen métodos suficientes porque el Staphylococcus aureus puede eliminarse con plata y cobre coloidal, ajo, kéfir, miel y xilitol -tanto ingeridos como aplicados tópicamente- así como con el Par Biomagnético o cualquier aparato de biorresonancia (Mora, Quantum-SCIO, Quantec, Oberon, Zapper…).