La eficacia de la Quimioterapia


La ex Vicepresidenta de la Comisión Europea, Loyola de Palacio, fallece de cáncer 

La ex Vicepresidenta y ex Comisaria de Transportes y Energía de la Comisión Europea Loyola de Palacio falleció el pasado 13 de diciembre a los 56 años en Madrid. La ex ministra de Agricultura y actual presidenta del Consejo de Política Exterior del Partido Popular acababa de llegar a España apenas unos días antes para pasar las navidades en familia tras ser autorizada para viajar por los médicos que la atendían desde que decidió ingresar en la conocida clínica Anderson de Houston (EEUU) al descubrírsele en septiembre un cáncer de pulmón. Allí fue sometida a “severas sesiones de quimioterapia” tras la que mostró una “recuperación” que sus médicos calificaron de “sorprendente” según contaron en su momento miembros de su propia familia agregando que “la mejoría era tan evidente que incluso se le autorizó a trasladarse a un hotel cercano a la clínica”.
Lástima que las sorprendentes recuperaciones y notables mejorías de los tratamientos quimioterápicos sean siempre tan fugaces. Tanto cuando se aplican en el pequeño hospital de cualquier país en vías de desarrollo como en el famoso Anderson. Quizás porque en ambos se hace exactamente lo mismo. Aunque haya quien crea que una terapia quizás sea más eficaz si uno paga diez o cien veces su valor. Pueden atestiguar que no es así los familiares de las miles de personas que fueron al Anderson y ya no están entre nosotros. Y no vamos a dar nombres que están en la mente de todos –algunos muy conocidos se han ido hace muy poco- por respeto a sus familias y a su recuerdo.
Descansa en paz, Loyola. Siempre estarás en nuestros corazones.