La eficacia en osteoartritis de Lyprinol

es superior a la del aceite de pescado 

Un reciente ensayo clínico dirigido por los doctores Jacek Szechinski y Marek Szwadzki y efectuado en la Clínica de Reumatología del Hospital Médico Universitario de Wroclav (Polonia) –ha sido publicado en Rheumatologia- acababa de constatar que la eficacia en osteoartritis del extracto lipídico que se obtiene del mejillón de labio verde de Nueva Zelanda y se comercializa como Lyprinol es superior a la del aceite de pescado. Y sin los posibles efectos negativos de éste y de los fármacos.
El estudio duró nueve meses testándose los productos con 50 personas a la mitad de las cuales se las dio extracto de mejillón de labio verde y a la otra mitad aceite de pescado estandarizado. Pues bien, las 25 personas que tomaron el extracto de mejillón verde aseguraron que su dolor se había reducido notablemente aumentando claramente la movilidad de sus articulaciones. En cambio la mitad de las personas tratadas con aceite de pescado ni experimentó alivio de dolor ni incremento de la movilidad articular; y además un 36% informó de desagradables efectos secundarios.
Estudios anteriores –todos ellos publicados- ya habían demostrado que el producto que se comercializa como Lyprinol tiene una potencia como antiinflamatorio 300 veces superior a la del aceite de pescado por lo que se necesitan cantidades muy pequeñas para conseguir su efecto terapéutico.
Los autores del trabajo añaden que “el aceite de pescado debería ser utilizado bajo supervisión médica por las personas que sufren hematomas con facilidad, tienen problemas de sangrado o toman anticoagulantes porque grandes dosis de ácidos grasos omega-3 pueden incrementar los riesgos de hemorragias". Agregando que "es bien sabido que el aceite de pescado puede causar gases, hinchazón, eruptos y diarrea” y que "se sabe que grandes dosis de aceite de pescado actúan como inhibidores de la agregación plaquetaria. Y si una cantidad más pequeña de aceite de Perna Canaliculus puede conseguir beneficios antiinflamatorios similares a los del aceite de pescado estandarizado ello podría proporcionar a los profesionales una alternativa de primera línea y más segura al no haber riesgo de hemorragia. Asimismo puede permitir reducir el uso de analgésicos".
Los citados investigadores tampoco son partidarios de los fármacos en los casos de osteoartritis: "Muchos pacientes suelen utilizar analgésicos bien conocidos como el paracetamol o el ibuprofeno para tratar el dolor de la osteoartritis pero a largo plazo éstos pueden causar dolor en el sistema gastrointestinal y afectar negativamente a los riñones”. De ahí que sugieran sin más sustituirlos por Lyprinol: “El extracto lípido marino PCSO-52 –nombre técnico del producto- ha demostrado ser un complemento eficaz e incluso un ingrediente alternativo activo para el tratamiento de la osteoartritis”.