La epicatequina destruye las células cancerosas

La epicatequina -conocida molécula antioxidante y antiinflamatoria presente sobre todo en el cacao, el té verde y las uvas negras- destruye las células cancerosas provocando su apoptosis sin afectar a las sanas. Lo paradójico es que siendo un polifenol antioxidante induce estrés oxidativo en la célula cancerosa de forma selectiva. Acaba de constatarlo un grupo de investigadores del Laboratorio de Oncología Molecular y Estrés Oxidativo de la Escuela Superior de Medicina del Instituto Politécnico Nacional de México coordinado por  José Rubén García mediante cultivos de diversos tumores de cáncer de mama, entre ellos el más agresivo y difícil de tratar: el triple negativo. Hasta ahora se había comprobado básicamente que protege de posibles accidentes cardiovasculares al aumentar la capilaridad, regula la hipertensión y aumenta la resistencia a la fatiga. Es más, la combinaron con quimioterápicos como el paclitaxel (Taxol) y el tamoxifeno (Tamoxifen) y vieron que acelera su efecto permitiendo disminuir la dosis de los mismos.

Los investigadores han empezado ya a probar sus posibilidades terapéuticas en animales utilizando nanopartículas en las que encapsulan la epicatequina para llevarla directamente hasta las células cancerosas. Cabe añadir que tienen intención de estudiar sus posibilidades en otros tipos de cáncer; entre ellos, en los de pulmón y próstata.