La FDA norteamericana estudiará –por fin- si los teléfonos móviles causan daños

 

La Administración estadounidense de Alimentos y Fármacos (FDA) va a iniciar una investigación que durará entre 3 y 5 años sobre los efectos en la salud de las radiaciones que emiten los teléfonos móviles, en especial los que puedan causar a corto y largo plazo en el cerebro con el fin de confirmar o desmentir los estudios ya existentes.
El problema es que se van a destinar a ello sólo unos 160 millones de pesetas y en él colaborará la Asociación Industrial de Telecomunicaciones Celulares (CTIA), parte interesada en el asunto. La investigación pretende probar además si es mayor el riesgo en los niños o si el uso de antenas disminuye o aumenta el efecto de las radiaciones.