La FDA norteamericana podría autorizar de nuevo un medicamento retirado por su alta toxicidad 

 

Un medicamento utilizado para tratar el síndrome de colon irritable –el Lotronex, fabricado por GlaxoSmithkline- cuya venta se prohibió en noviembre del 2000 a causa de sus graves efectos secundarios podría volver a venderse en las farmacias norteamericanas aunque sea con ciertas restricciones. Al menos así lo ha recomendado un comité de expertos. El fármaco fue responsable de la muerte de al menos cinco pacientes y se le acusó de ser la causa de 49 casos de colitis isquémica, 21 de estreñimiento severo y otros dolencias que provocaron 34 ingresos hospitalarios más.
El comité aconseja que la dosis se reduzca a la mitad y pueda así ser recetado a las personas con diarrea crónica severa que se deba a un síndrome de colon irritable. Eso sí, advirtiendo que puede perjudicar a aquellos pacientes con algún otro trastorno intestinal que pueda confundirse con el síndrome de colon irritable.
Public Citizen-una asociación estadounidense de consumidores- ha denunciado públicamente la decisión calificándola de “inconcebible”. Nosotros pensamos lo mismo.