La inútil donación de Amancio Ortega

La Fundación Amancio Ortega (FAO) anunció a  finales de marzo pasado que había decidido donar 320 millones de euros para que los hospitales  españoles pudieran adquirir “equipos de última generación” para la detección y tratamiento radioterápico del cáncer; básicamente mamógrafos digitales con tomosíntesis y aceleradores lineales avanzados.  Argumentando para ello que en España se diagnostican más de 200.000 nuevos casos de cáncer cada año de los que al menos un 60% precisa tratamiento radioterápico en algún momento.  Aparatos que -contra lo que se ha publicado y criticado- se entregarían atendiendo a las necesidades de cada región y hospitales ya que iba a hacerse en colaboración con la Sociedad Española de Oncología Radioterápica (SEOR) que fue la que alertó de que  uno de cada tres estaban “obsoletos” al tener más de 10 años. Dedicando asimismo fondos para formar al personal necesario para su utilización.

La iniciativa fue inmediatamente criticada por varios  movimientos sociales al considerarla un falso acto de altruismo ya que las empresas del Sr. Ortega -al igual que todas las “grandes”- se benefician de unas condiciones fiscales vergonzosas y demostrativas de que en España las leyes no son iguales para todos, argumento irrebatible.  Como la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública y otras que además dieron otros argumentos que quienes desconocen la realidad de lo que acaece en el ámbito del cáncer son incapaces de valorar. Nos referimos al hecho de que estos aparatos dan lugar a un uso indiscriminado que lleva al sobrediagnóstico y a la absurda e indiscriminada irradiación de millones de personas sanas. Algo grave porque estos aparatos, aun emitiendo menos radiaciones dañinas que los antiguos, también provocan cáncer y otras muchas patologías.

Por nuestra parte entendemos la defensa a ultranza de la iniciativa de Amancio Ortega por parte de quienes creen sinceramente que ello va a contribuir a prevenir y curar el cáncer. ¡Quién en su sano juicio no iba a alegrarse de ello… si fuera verdad! El problema es que no lo es. La creencia de que detectar un tumor maligno cuando aun es incipiente y radiarlo resuelve el cáncer es MANIFIESTAMENTE FALSA. Como lo es que extirparlo quirúrgicamente y radiar la zona a continuación funcione. Nada de ello lleva a la curación. Lo hemos explicado y denunciado hasta la saciedad. Extirpar un tumor maligno o radiarlo solo se justifica cuando su tamaño impide funcionar un órgano vital; solo que cuando es ya de ese tamaño el cáncer llevará antes o después a la muerte al paciente oncológicamente así tratado. Por eso cada año mueren de cáncer en España 110.000 personas mientras son tratados por los oncólogos con sus inútiles pero carísimos tratamientos. Compruébelo pinchando en https://www.dsalud.com/reportajes/tratamiento-del-cancer/