LA LECHE MATERNA DURANTE LOS CUATRO PRIMEROS MESES DE VIDA PROTEGE CONTRA EL ASMA

 

Un estudio realizado por investigadores australianos del Instituto de Investigación para la Salud Infantil asegura que la leche materna es esencial -sobre todo durante los cuatro primeros meses de vida- para proteger al bebé contra el asma y ciertas alergias. Además, la investigación confirma la relación entre la utilización de métodos esterilizados -como los biberones- con la vulnerabilidad de los bebés a padecer esas enfermedades.
Según la doctora Wendy Oddy, autora del estudio, la leche materna durante los primeros meses de vida estimula el sistema inmunológico del bebé ya que le expone -en pequeñas dosis- a varios agentes químicos que causan alergias. Sin embargo, este efecto se reduce -según los expertos- cuando en algún momento de la vida del bebé se le empieza a alimentar con otro tipo de leche.
Los investigadores australianos quieren resaltar, como otros muchos especialistas, la importancia de la lactancia materna tras el nacimiento, independientemente de cuánto dure este período en el que las madres dan el pecho a sus hijos.