La leucemia infantil puede provocarla una infección

 

Un grupo de investigadores del Hospital Great Ormond Street y del Instituto para la Investigación del Cáncer –ambos en Londres- se aliaron hace unos meses con expertos de la Universidad de Oxford para analizar el singular caso de dos hermanas gemelas de cuatro años de edad –Olivia e Isabella Murphy– una de las cuales tenía leucemia linfoblástica mientras su hermana estaba sana a fin de intentar determinar la causa de la enfermedad. Y gracias a ello aseguran haber identificado “las células que provocan la leucemia”. Sus conclusiones han aparecido en la revista Science.
Se supone que la leucemia linfoblástica aparece sobe todo en las personas que durante la gestación sufren una mutación genética denominada TEL-AML1 que hace que los linfocitos del cuerpo se transformen en células cancerosas dando lugar a una rara formación de las células CD19, CD34 y CD38 positivas. En otras palabras, una mutación genética que transforma algunas células de la médula ósea en preleucémicas. Y de hecho se constató que las dos hermanas tenían esa mutación pero también que las células de ambas presentaban algunas diferencias: las de Olivia expresaban los antígenos propios de una leucemia aguda pero los de Isabella no. Mel Greaves y Tariq Enver -coordinadores del estudio- colegirían entonces que Olivia no tenía exactamente el mismo tipo de células de la hermana sino unas “descendientes” directas. Y tras varios experimentos concluyeron que si Olivia tenía leucemia se debía a que había experimentado una segunda mutación genética que fue ya la responsable de que las células preleucémicas se transformaran en malignas. Probablemente a causa –no tienen pruebas- de alguna infección.
En pocas palabras, que una mutación genética que a veces se produce durante la gestación del feto –por causas que se ignoran- puede trasformar algunas células de la médula ósea en preleucémicas y cuando el bebé nace corre el riesgo de tener una segunda mutación que le cause una leucemia si es infectado por algún microbio que tampoco se ha identificado. En suma, lo realmente “descubierto” es que en algunos casos –ni siquiera en todos- una infección microbiana puede llevar a padecer leucemia a alguien si mientras fue gestado sufrió una mutación por causa de aún no se sabe qué.
Y ello ha dado lugar a titulares comoHallan el origen de la leucemia en niños, El caso de unas gemelas aporta claves sobre la leucemia infantil o Hallado el mecanismo de la leucemia infantil ocupando grandes espacios en todas las cadenas de radio y televisión del mundo.
Realmente inconcebible.