La mayoría de las infecciones de garganta son víricas y es pues absurdo tomar antibióticos

Decenas de millones de personas ingieren productos que contienen antibióticos en cuanto sienten molestias en la garganta, incitadas por los laboratorios farmacéuticos que invierten grandes sumas para darlos a conocer; a menudo absurdamente animados por sus médicos. Pues bien, la mayoría de las infecciones de garganta son víricas y es pues no solo inútil sino contraproducente tomarlos. De hecho su ingesta no solo no acorta el proceso infeccioso sino que además de gastar dinero inútilmente puede provocar efectos adversos: problemas gastrointestinales, cefaleas, rash cutáneo, infecciones fúngicas... Algo que acaba de “recordar” Xavier Boleda, miembro del grupo respiratorio de la Sociedad Española de Farmacia Comunitaria (SEFAC) durante una sesión formativa celebrada en el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Pontevedra según el cual “solo alrededor del 20% de las faringoamigdalitis se deben a infecciones bacterianas”. Es más, advertiría de que el arsenal antibiótico disponible empieza a ser cada vez menor y menos eficaz porque nuestros organismos son cada vez más resistentes a los antibióticos.
Añadiendo luego que a su juicio es mejor ingerir en tales casos ¡antiinflamatorios no esteroideos (AINE)! si el cuadro cursa con dolor de garganta leve o moderado. “Son una muy buena opción terapéutica, utilizados en ciclos cortos y a dosis lo más bajas posibles dentro de su rango de eficacia”. Consejo tras el que añadiría que una buena opción es el flurbiprofeno que ha empezado a comercializarse en pastillas para chupar asegurando que “presenta un buen perfil de tolerabilidad respecto a otros antiinflamatorios”.
Hasta aquí la noticia. Por nuestra parte desaconsejamos por completo tal opción. Es más, nos parece inconcebible que un profesional se preste a hacer tal juego a un laboratorio farmacéutico. Los antiinflamatorios no esteroideos (AINE) son fármacos peligrosos que deberían haberse retirado del mercado hace años; lo hemos denunciado en varios artículos. No hay ninguno “bueno” o “menos malo”. Lea el lector en nuestra web –www.dsalud.com– el artículo que publicamos en el nº 80 con el título Antiinflamatorios: uno de los negocios más rentables… y vergonzosos.