¡La mayoría de los médicos no se vacuna! 

Los médicos no tienen obligación de vacunarse salvo en caso de epidemia; así lo establece la Ley General de Salud Pública de 2011. Lo singular es que este hecho lo resalta como “noticia” en uno de sus últimos números Diario Médico –órgano oficioso de los médicos aunque en realidad pertenece a Unidad Editorial, propietaria del diario El Mundo- que obvia añadir que ni los médicos ¡ni ninguna otra persona! como nos hemos hartado de decir en esta revista. De hecho Diario Médico se muestra alarmado porque ahora que se ha puesto en marcha la enésima, ineficaz y peligrosa vacunación masiva contra la gripe resulta que sólo entre el 16 y el 31% de los médicos se vacunan contra ella según les aseguraría Ángel Gil de Miguel, catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid. Reconociendo textualmente la revista: “Al médico que ejerce en el Sistema Nacional de Salud no le gusta vacunarse. Las razones que esgrime son de lo más variopintas: miedo a las agujas, a los pinchazos y a los efectos secundarios. Pero no son sus únicas justificaciones. La mayoría argumenta que desconfía de la eficacia de las vacunas”.
Diario Médico, haciendo evidentemente el juego a la industria farmacéutica, llega ante ello a decir que “es preciso informar al médico y al resto de profesionales sanitarios sobre la importancia de vacunarse”
De hecho según Teresa del Campo, jefa del Servicio de Prevención de la Fundación Jiménez Díaz de Madrid, “los MIR son el colectivo más proclive a vacunarse”. Es decir, los jóvenes recién salidos de la Facultad se dejan vacunar; la inmensa mayoría de los médicos veteranos, no. Y según Diario Médico lo que hay que hacer es convencerles de que lo hagan aunque ellos no estén por la labor.
Y es que al igual que los demás ciudadanos los médicos sólo tienen obligación de vacunarse en casos de epidemia. Federico Montalvo, profesor de Derecho Constitucional de ICADE, dice en esa misma publicación: "Fuera del supuesto de epidemia sería una intromisión a la integridad física del médico obligarle a vacunarse. Las normas de seguridad laboral hablan de que los trabajadores deben de colaborar pero nunca de que estén obligados a hacerlo". Apostillando luego que a su juicio habría que cambiar la Ley General de Salud Pública para que fuese un deber vacunarse. Es decir, un lego en Medicina explica a los médicos lo que deben hacer en su propio ámbito.
La verdad, en suma, es que los médicos –en realidad la inmensa mayoría de los profesionales sanitarios- no se vacunan porque han constatado año tras año que no sirve de nada –los compañeros que lo hacen caen enfermos igual que los demás- y en muchos casos dan lugar a efectos secundarios más o menos graves. Lo saben porque lo viven a diario. Y como no se dejan convencer ni por las autoridades sanitarias, ni por los laboratorios farmacéuticos, ni por las “sociedades científicas” que éstos controlan… ¡quieren imponerles las vacunas a la fuerza! ¡Tragicómico!