La meditación ayuda a prevenir embolias e infartos

 

Con sólo veinte minutos de meditación trascendental al día los expertos del Centro para la Medicina Natural y Prevención de la Universidad Maharishi (EE.UU.) aseguran en un estudio que se consigue reducir el espesor de las arterias coronarias y el riesgo de infartos y embolias.
Es la primera vez que un estudio sugiere que la meditación puede ayudar a una persona a reducir la arteriosclerosis sin cambios en la dieta y sin hacer ejercicio.
Los investigadores -dirigidos por el Dr. Robert Schneider– explican que el organismo posee mecanismos propios de reparación y sus efectos sobre las neuronas y parte del sistema nervioso puede ralentizar la aparición de una enfermedad coronaria.
La técnica consiste en utilizar un sonido específico o “vehículo mental” que empleará la persona para experimentar estados de pensamiento más relajados. Este método no requiere esfuerzos ni concentración ya que se realiza de forma natural.
En el estudio, realizado con unas 60 personas hipertensas, los pacientes que meditaban presentaban un descenso en el endurecimiento de las paredes arteriales de 0,098 mm mientras en el resto había aumentado en 0,054 mm. Un descenso de 0,1 mm indica que el riesgo de infarto baja en un 11% y la posibilidad de padecer una embolia entre un 7,7% y un 15%.