La memoria perdida puede recuperarse

La memoria puede recuperarse porque las células neuronales adultas pueden volver a repoblar la zona del hipocampo dañada. Así lo ha constatado un equipo conjunto de investigadores israelíes y finlandeses coordinado por Tamar Licht cuyo trabajo apareció el pasado mes de enero en Journal of Neurosciences con el título Age-dependent remarkable regenerative potential of the dentate gyrus provided by intrinsic stem cells (Notable potencial regenerativo de las células madre intrínsecas en el giro dentado dependiendo de la edad).

Ya se sabía que el cerebro humano puede producir nuevas neuronas hasta una edad muy avanzada, especialmente en el giro dentado asociado al hipocampo y al procesamiento de los recuerdos porque es uno de los lugares donde hay reservorios de células madre neuronales adultas pero ahora se ha descubierto que también pueden regenerar el tejido nervioso dañado por una lesión.

El equipo citado lo ha comprobado lesionando el giro dentado de ratones  exponiéndoles a la toxina de la difteria y dándoles durante tres meses dosis elevadas del factor de crecimiento endotelial vascular (VEGF), proteína capaz de generar nuevos vasos sanguíneos pero que a grandes dosis provoca apoptosis. La toxina de la difteria eliminó más del 50% de las neuronas del giro dentado del cerebro mientras la proteína VEGF provocó a su vez pérdida masiva de células nerviosas y lo que hizo entonces el cerebro es generar nuevas neuronas para sustituirlas recuperando en unos meses todas las neuronas del giro dentado, las conexiones sinápticas entre ellas y por tanto el funcionamiento normal del hipocampo y, por ende, la memoria espacial. Regeneración neuronal cuya rapidez y eficacia es  menor cuanta más edad se tiene.